Alicia Liddell Abandona El País de Las Maravillas para Contraer Matrimonio

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Un pastel en los labios, un olvido
con nata en la memoria de la frente.
De chocolate y oro la pendiente
del seno, las ardillas del vestido.

La bizarra silueta de un bandido
en los ojos. La imagen balbuciente
del aquel primer amor, su negligente
porte de adolescente forajido.

Fresas y soledad en las mejillas,
celofán de los hombros, tulipanes
de brisa y risa y mar y tierna veda

de minúsculos tigres, o abubillas
al acecho de fieros gavilanes.
El cremoso susurro de la seda.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

6 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 5 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 5 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 4 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: