Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


¿Conocéis a la rubia y tierna Amira?
¡Qué belleza, qué flor, qué luz, qué fuego!
Su andar se ajusta al ritmo de la lira,
Hay en su voz la suavidad de un ruego.

El flamenco nadando en la laguna
Entre el verde juncal, no es más gallardo:
Espira un vago resplandor de luna,
Tiene la fresca palidez del nardo.

Hace soñar; la mente se colora
De su candor al virginal destello;
Se sueña con las rosas, con la aurora,
Con las hebras de luz de su cabello.

Parece que un espíritu celeste
Siguiéndola invisible la perfuma,
Y que su blanca y ondulante veste
Por el aire agitada hiciese espuma.

Ayer la vi pasar en lontananza,
E imaginó mi alma entristecida,
Era el ángel de la última esperanza
Que buscaba, el sepulcro de mi vida.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

12 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 12 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: