Apaisement

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Tus ojos y mis ojos se contemplan
en la quietud crepuscular.
Nos bebemos el alma lentamente
y se nos duerme el desear.

Como dos niños que jamás supieron
de los ardores del amor,
en la paz de la tarde nos miramos
con novedad de corazón.

Violeta era el color de la montaña.
Ahora azul, azul está.
Era una soledad el cielo. Ahora
por él la luna de oro va.

Me sabes tuyo, te recuerdo mía.
Somos el hombre y la mujer.
Conscientes de ser nuestros nos miramos
en el sereno atardecer.

Son del color del agua tus pupilas:
del color del agua del amar.
Desnuda, en ellas se sumerge mi alma,
con sed de amor y eternidad.



Califica este poema:

Valoracion: 1/5 promedio

4 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 7 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: