Canción de cuna para un gobernante

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Duerme tranquilamente que viene un sable
a vigilar tu sueño de gobernante.

América te acuna como una madre
con un brazo de rabia y otro de sangre.

Duerme con aspavientos, duerme y no mandes
que ya te están velando los estudiantes.

Duerme mientras arriba lloran las aves
y el lucero trabaja para la cárcel.

Hombres, niños, mujeres, es decir: nadie,
parece que no quieren que tú descanses.

Rozan con penas chicas tu sueño grande.
Cuando no piden casas, pretenden panes.

Gritan junto a tu cuna.
No te levantes aunque su grito diga: «Oíd, mortales».

Duermete oficialmente, sin preocuparte,
que sólo algunas piedras son responsables.

Que ya te están velando los estudiantes
y los lirios del campo no tienen hambre.

Y el lucero trabaja para la cárcel.






Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

40 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 23 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 26 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 27 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 26 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 24 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 20 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 24 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 28 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 29 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 26 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 26 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 26 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: