Caupolicán

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Ya todos los caciques probaron el madero.
«¿Quién falta», y la respuesta fue un arrogante: «¡Yo!»
«¡Yo!», dijo; y, en la forma de una visión de Homero,
del fondo de los bosques Caupolicán surgió.

Echóse el tronco encima, con ademán ligero,
y estremecerse pudo, pero doblarse no.
Bajo sus pies, tres días crujir hizo el sendero,
y estuvo andando... andando... y andando se durmió.

Anduvo, así, dormido, vio en sueños al verdugo:
él muerto sobre un tronco, su raza con el yugo,
inútil todo esfuerzo y el mundo siempre igual.

Por eso, al tercer día de andar por valle y sierra,
el tronco alzó en los aires y lo clavó en la tierra
¡como si el tronco fuese su propio pedestal!



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

10 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 15 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 16 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 14 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: