Diurno de la estatua

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


No hay pájaro que ronde a estas alturas
por la anchura del cielo despejado;
la bóvedad es azul, mediterránea,
pero de sumo ardiente, intransitable.
Fustiga la hora nona el parabrisas
con la acupuntura de los rayos;
imaginad entonces la intemperie
que abrasa los perímetros del éter:
nadie sale de casa en los contornos
ni se desplaza a pie por las aceras
como si bajo el signo de noviembre.
El rumbo es un erial,
y yo atravieso
—con estupefacción reglamentaria—
el radio de su aspecto desolado.




Califica este poema:

Valoracion: 0/5 Votá ahora!

0 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Agregar este poema a la siguiente categoria: