Donde evoca el poeta un verso de Estellés

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


A Dolors Alberola


A la luz de una lámpara,
arropados tan sólo por el silencio
que, invisible, rodaba entre los muebles,
los ojos devoraban las páginas de un libro
y ni siquiera el leve murmullo de la lluvia
se dejaba escuchar en la estancia.

Éramos, solamente,
dos cuerpos fatigados, y, más allá, dos almas
que habían levantado
su vuelo sin retorno.

Recuerdo que tu mano cayó sobre la mía
y, curiosa, miraste las páginas del libro,
abierto -¿casualmente?-
en el lugar exacto de un verso de Estellés:
No hi havia a València dos amants com nosaltres.


Sonreíste, y el alba
nos sorprendió desnudos.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

5 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amistad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de despedida (Sugerido por 1 usuario)


Agregar este poema a la siguiente categoria: