El Abuelo

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Esta mujer angélica de ojos septentrionales,
que vive atenta al ritmo de su sangre europea,
ignora que lo hondo de ese ritmo golpea
un negro al parche duro de roncos atabales.

Bajo la línea escueta de su nariz aguda,
la boca, en fino trazo, traza una raya breve,
y no hay cuervo que manche la solitaria nieve
de su carne, que fulge temblorosa y desnuda.

¡Ah, mi señora! Mírate las venas misteriosas;
boga en el agua viva que allá dentro te fluye,
y ve pasando lirios, nelumbios, lotos, rosas;

que ya verás, inquieta, junto a la fresca orilla
la dulce sombra oscura del abuelo que huye,
el que rizó por siempre tu cabeza amarilla.



Califica este poema:

Valoracion: 4/5 promedio

176 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 31 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 30 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 30 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 31 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 35 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 33 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 30 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 31 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 41 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 29 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 34 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 30 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: