El claustro elegido

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


No busco nada.
A nadie aguardo en este día.

Esperar es una de las raras
estratagemas de Dios
para detenernos en un punto.

Mi país:
montaña verde y lluvia.
Un caballo se pierde en la llanura
imaginada,
que ahora está vedada a mis ojos.

Busco la intensa reflexión:
la de los libros amigos,
la luz interna que preciso para vivir,
el candil de oro,
el Eclesiastés y la paciencia de Job.

A mi edad y en un país de lluvia,
el claustro es una elección.

Ahí se pierden los contornos.
La vida se diluye en un ir y venir
del trabajo al café,
del café a la taberna.

Busco la infancia que soy:
la llanura, la sombra del árbol gigantesco,
el único mar sin fondo,
el caballo desbocado en su furia,
el verdor de la montaña junto al cielo.

Me gusta quedarme a solas
sintiendo como la sangre me nutre de nuevas
(vestiduras.

A solas me pertenezco.
No hay dicotomía entre el espejo y yo.
Una vive y la otra sueña.
Juntas recordamos a un hombre.
Juntas hemos escrito estos versos.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

11 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 15 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 11 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: