El Té y la Salvia

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


El té, viniendo del imperio chino,
se encontró con la salvia en el camino.
Ella le dijo: «Adónde vas, compadre?»
«A Europa voy, comadre,
donde sé que me compran a buen precio.»
«Yo», respondió la salvia, «voy a China,
que allá con sumo aprecio
me reciben por gusto y medicina.
En Europa me tratan de salvaje,
y jamás he podido hacer fortuna.
Anda con Dios. No perderás el viaje,
pues no hay nación alguna
que a todo lo extranjero
no dé con gusto aplausos y dinero».
La salvia me perdone,
que al comercio su máxima se opone.
Si hablase del comercio literario,
yo no defendería lo contrario,
porque en él para algunos es un vicio
lo que es en general un beneficio;
y español que tal vez recitaría
quinientos versos de Boileau y el Tasso,
puede ser que no sepa todavía
en qué lenguas los hizo Garcilaso.



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

13 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 9 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: