En Paz

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas noches de mis penas;
mas no me prometiste tú sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas...

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!



Califica este poema:

Valoracion: 4/5 promedio

114 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 16 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 9 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: