Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Se iba quedando callada
hasta que la sombra espesa
se hizo cuerpo tuyo.
¡Ya te tengo! ¡Ya te tengo!
Aquí la sombra del cuarto,
piel fina, piel en mis dedos.
siente, tiembla. Fina seda
que palpita humanamente
entre mis dedos de nieve.
Mis dedos de hielo rizan
tu delicada quietud,
totalidad de este cuarto,
corporal y muda, extensa
sobre la estancia dormida.
Para mis ojos azules
tu negra forma se entrega,
cuajada y pura, inocente,
oh soledad de mi cuarto.
Pero no quiero mirarte.
A oscuras, paredes justas,
cámara, entraña, me aprietas;
te siento exacta y te amo,
cerrazón de vida y muerte,
negra posesión del aire,
sombra que habito y que siento
contra mi piel semejante.
Blancas paredes fronteras,
densa presencia estrechada,
cuerpo que ciego adivino
en mis sentidos dorados.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

6 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 2 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de amistad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para navidad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de despedida (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas infantiles (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas religiosos (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas tristes (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 2 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 2 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: