Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  



Decid cuando yo muera... (¡y el día esté lejano!)
soberbio y desdeñoso, pródigo y turbulento,
en el vital deliquio por siempre insaciado,
era la llama al viento...

Vagó, sensual y triste, por las islas de su América;
en un pinar de Honduras vigorizó el aliento;
la tierra mexicana le dio su rebeldía,
su libertad, su fuerza... Y era una llama al viento.

De simas no sondadas subía a las estrellas;
un gran dolor incógnito vibraba por su acento;
fue sabio en sus abismos, y humilde, humilde, humilde,
porque no es nada una llamita al viento.

Y supo cosas lúgubres, tan hondas y letales,
que nunca humana lira jamás esclareció,
y nadie ha comprendido su trágico lamento...
Era una llama al viento y el viento la apagó.





Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

12 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 7 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: