La Gitanilla

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Maravillosamente danzaba. Los diamantes
negros de sus pupilas vertían su destello;
era bello su rostro, era un rostro tan bello
como el de las gitanas de Miguel Cervantes.

Ornábase con rojos claveles detonantes
la redondez obscura del casco del cabello,
y la cabeza, firme sobre el bronce del cuello,
tenía la pátina de las horas errantes.

Las guitarras decían en sus cuerdas sonoras
las vagas aventuras y las errantes horas,
volaban los fandangos, daba el clavel fragancia;

la gitana, embriagada de lujuria y cariño,
sintió cómo caía dentro de su corpiño
el bello luis de oro del artista de Francia.



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

25 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 9 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: