La huésped favorita de mi vida

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Te amé desde el principio de tus días
cuando te cobijé en mi vientre
en ese fluído mágico
latiendo mis latidos
sudando mis sudores
esperando tu tiempo
No existía tu sombra
Eras una metáfora animada
germinando
materia de esperanza
(Cuando naciste
supe lo que era ser feliz
Esa palabra que creía solo una grafía escarlata)
Y pasaron los días de los años
y atravesamos por ellos de la mano
sumidas en la fábula
reconociendo el agua, la tierra y los colores de las cosas
robándonos un sol por las mañanas
constelaciones de plata
los luceros.
Eres una mujer chiquita
de cereal arcilla y coca cola
y cuanto más te conocía más te amaba
Golpe de suerte de mis entrañas veleidosas

El tiempo aquel se ha ido lejos
Hoy tienes diecisiete
y respetando el tiempo
se marcharon los tules, las hadas y los cuentos
los pétalos de azúcar
las sonrientes muñecas de polipropileno
el uniforme azul
tus pasos en silencio
Hoy siento que te escapas
hacia un jardín sin cercas.
(Estás abriendo puertas
temo cerrar ventanas
hoy que nuestras sombras se separan)
Se me vuela el alma
Estoy olvidando mi sonrisa
Conocerás la noche
Venus en ciernes
Verás que extraña y bella es su negrura
Caminaras sola
bajo los brazos transparentes de la luna
dueña de mil secretos
Empieza la aventura de vivir
ahora vuelas
expuesta al viento, a la lluvia, a las tormentas
Habrás de consentir a tus demonios,
Meterse fieros por entre tus costillas
Amar la soledad de cualquier día
Desear los días solos en silencio
y dar aliento a tus horas.
Conságrate a la vida sin temores
vive esa pirámide de fuego
que a tu edad se lleva dentro
Eres de las mujeres nuevas
de las que no se ciegan con relámpagos
de las que no se cansan en caminos con espinas
Mantén tu risa fresca su aroma de duraznos
Respeta al mar, sé amiga de mareas
del líquen, de la arena
Cumpliste diecisiete
ya eres una mujer hecha y derecha
Y aún sigo creyendo
que el amor y los milagros
no se dan todos los días
Para mí se hicieron ciertos cuando llegaste
aquella tarde rara en que le vi el perfil a Dios
Y hoy como al inicio de tu historia
sigues siendo la huésped favorita de mi vida.



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

7 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 8 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: