Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Eramos gente hechas al don de mansedumbre
y a la vaga memoria de un camino a algún sitio.
Y nadie dio la orden. -Quién sabría su instante.-
Pero todos, a un tiempo y en silencio, dejamos
el cobijo usual, el encendido fuego que al fin se extinguiría,
las herramientas dóciles al uso por las manos,
el cereal crecido, las palabras a medio, el agua derramándose.
No hubo señal alguna. Nos pusimos en pie.
No volvimos el rostro. Emprendimos la marcha.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

4 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 9 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: