Lamentación de Amor

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Mete las armas, traidora,
vuelve tus ojos vellidos,
oye mis llantos agora,
quita las manos, señora,
con que arapas los oídos.
Tus deseos son cumplidos
y mis días,
ora harás alegrías
si alguna pasión te daba
el gran despecho que habías
cuando de mí conoscías
que en verte resucitaba.
Si por amarte esperaba
cortesía,
por mis huesos la querría
si viniesen en tus manos,
que la triste carne mía
sé que en antes de año y día
será un montón de gusanos.
Mis ruegos, si no son vanos,
y mandares,
cuando mi huesa topares
hecha de tristes agüeros,
si por encima pasares
y de mí te recordares,
haz tus pies ligeros,
y con ojos halagüeros,
do estoviere,
di, pasando, en miserere,
que de nobles ganas nasce;
si largo te paresciere,
al menos, por quien te viere,
di tú: requiescat in pace.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

11 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 19 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 17 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de amistad (Sugerido por 19 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 18 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 18 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 19 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas religiosos (Sugerido por 19 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 19 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 18 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 18 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 17 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: