Los Heraldos Negros

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!



Califica este poema:

Valoracion: 4/5 promedio

125 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 34 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 30 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 28 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 27 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 27 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 30 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 30 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 27 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 27 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 28 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 27 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 28 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: