Ocaso

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Era un suspiro lánguido y sonoro
la voz del mar aquella tarde... El día,
no queriendo morir, con garras de oro
de los acantilados se prendía.

Pero su seno el mar alzó potente,
y el sol, al fin, como en soberbio lecho,
hundió en las olas la dorada frente,
en una brasa cárdena deshecho.

Para mi pobre cuerpo dolorido,
para mi triste alma lacerada,
para mi yerto corazón herido,

para mi amarga vida fatigada...
¡el mar amado, el mar apetecido,
el mar, el mar y no pensar en nada!...



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

8 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de amor (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de perdón (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para navidad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de despedida (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 3 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 4 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: