Ofrenda Romántica

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Fuensanta: las finezas del Amado,
las finezas más finas,
han de ser para ti menguada cosa,
porque el honor a ti resulta honrado.

La corona de espinas,
llevándola por ti, es suave rosa
que perfuma la frente del Amado.

El madero pesado
en que me crucifico por tu amor
no pesa más, Fuensanta,
que el arbusto en que canta
tu amigo el ruiseñor
y que con una mano
arranca fácilmente el leñador.

Por ti el estar enfermo es estar sano;
nada son para ti todos los cuentos
que en la remota infancia
divierten al mortal;
porque hueles mejor que la fragancia
de encantados jardines soñolientos,
y porque eres más diáfana, bien mío,
que el diáfano palacio de cristal.

Pero con ser así tu poderío,
permite que te ofrezca el pobre don
del viejo parque de mi corazón.

Está en diciembre, pero con tu cántico
tendrá las rosas de un abril romántico.

Bella Fuensanta,
tú ya bien sabes el secreto: ¡canta!



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

17 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 25 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas tristes (Sugerido por 22 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 22 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 21 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: