Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Hoy como ayer, mañana como hoy,
¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
y andar... andar.

Moviéndose a compás, como una estúpida
máquina, el corazón.
La torpe inteligencia del cerebro,
dormida en un rincón.

El alma, que ambiciona un paraíso,
buscándole sin fe,
fatiga sin objeto, ola que rueda
ignorando por qué.

Voz que, incesante, con el mismo tono,
canta el mismo cantar,
gota de agua monótona que cae
y cae, sin cesar.

Así van deslizándose los días,
unos de otros en pos;
hoy lo mismo que ayer...; y todos ellos,
sin gozo ni dolor.

¡Ay, a veces me acuerdo suspirando
del antiguo sufrir!
Amargo es el dolor, ¡pero siquiera
padecer es vivir!



Califica este poema:

Valoracion: 4/5 promedio

86 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 24 usuarios)
- Poemas de amor (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de perdón (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 20 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 20 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 20 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 24 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 20 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 20 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 21 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 20 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: