Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


No dormía: vagaba en ese limbo
en que cambian de forma los objetos,
misteriosos espacios que separan
la vigilia del sueño.

Las ideas que en ronda silenciosa
daban vueltas en torno a mi cerebro,
poco a poco en su danza se movían
con un compás más lento.

De la luz que entra al alma por los ojos
los párpados velaban el reflejo;
mas otra luz el mundo de visiones
alumbraba por dentro.

En este punto resonó en mi oído
un rumor semejante al que en el templo
vaga confuso al terminar los fieles
con un Amén sus rezos.

Y oí como una voz delgada y triste
que por mi nombre me llamó a lo lejos,
¡y sentí olor de cirios apagados,
de humedad y de incienso!

Entró la noche y del olvido en brazos
caí cual piedra en su profundo seno.
Dormí y al despertar exclamé: ?¡Alguno
que yo quería ha muerto!



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

21 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 17 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 15 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 15 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 13 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: