Rima XLIII

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Dejé la luz a un lado, y en el borde
de la revuelta cama me senté,
mudo, sombrío, la pupila inmóvil
clavada en la pared.

¿Qué tiempo estuve así? No sé; al dejarme
la embriaguez horrible del dolor,
expiraba la luz y en mis balcones
reía al sol.

Ni sé tampoco en tan horribles horas
en qué pensaba o qué pasó por mí;
sólo recuerdo que lloré y maldije,
y que en aquella noche envejecí.



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

23 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 14 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 13 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 12 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: