Rima XLVIII

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Como se arranca el hierro de una herida
su amor de las entrañas me arranqué;
aunque sentí al hacerlo que la vida
¡me arrancaba con él!

Del altar que le alcé en el alma mía,
la voluntad su imagen arrojó;
y la luz de la fe que en ella ardía
ante el ara desierta se apagó.

Aún para combatir mi firme empeño
viene a mi mente su visión tenaz...
¡Cuánto podré dormir con ese sueño
en que acaba el soñar!



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

30 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 5 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 7 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 6 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 5 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 5 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 6 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: