Romance del Estío

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


Fui a su puerta de jazmines
para pedirle una brasa,
y ella me dijo que sí,
mientras mis labios miraba.
La moza criolla tenía
rostro de color de playa,
y un mar de negros presagios
en su cabeza ondulaba.
-La boca no se la vi
porque sus ojos cegaban-.
Yo la miré caminar
flexible como una liana,
y la perla de su hombro
se me engastó en la mirada.
-La brisa ciñó sus flancos
desnudos bajo la falda-.
-¿Quieres amarme esta noche,
que será noche estrellada?
Le dije, cuando me trajo
su corazón en la brasa.
-Bajo el ardor de mis ojos
sus senos se maduraban-.
Ella me dijo que sí,
y la tomé por el anca.
Ancas que yo imaginé
ancas de zebra africana.
Piernas de yegua de sangre
que así las hallé de largas.
Pisfar de indómitos bríos
hizo estremecer la pampa.
Rudo galope de besos
oyeron los que pasaban.
Centauro de dos cabezas
miró la noche asombrada.



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

3 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 5 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 4 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 4 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: