Soneto XIII

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!



Califica este poema:

Valoracion: 3/5 promedio

15 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de amistad (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para navidad (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 12 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas religiosos (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 1 usuario)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 11 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 1 usuario)


Agregar este poema a la siguiente categoria: