XV (II)

Agregar este poema a mis favoritos   Imprimir   Agrandar Texto   Achicar Texto  


XV (II)


Yo me subí a los trece años
y llegué a odiar los rieles
y el tren.

Soñé y soñé y seguí soñando
el descabezado de mi infancia;
no pude más jugar a las muñecas
que se les cae la cabeza, mamá,
y me da miedo.

Perdí a mi padre y
aunque no fui ejemplar
tampoco me drogué,
yo ni siquiera sabía,
y escribí, escribí
mi multitud de fantasmas
y me dolió el corazón
hasta que llegó la adolescencia.

Si reí entonces
no fue la sonrisa limpia
que nace de los ojos
yo creía vivir
y completaba cuadernos
y me imaginaba que un decapitado
era una coincidencia absurda
en mi paseo.

Pero escalé mi conciencia
y la encontré triste,
y reconstruí cada escena
grabada desde mi niñez,
cementerio negro y profundo,
muerte de cada piedra,
muerte de cada rincón,
muerte, muerte, muerte.

Yo no pude más
de brazos cruzados
ante la noche de mi pueblo,
yo no pude más
y me declaré combatiente de la vida,
forjadora de la esperanza
que nos arrebataste, Playón.


(1986)



Califica este poema:

Valoracion: 2/5 promedio

7 votos recibidos
Registrate aquí y haz valer tu voto por dos.


Este poema fue etiquetado en las siguientes categorias:
- Poemas de amor (Sugerido por 10 usuarios)
- Poemas de perdón (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas de amistad (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para navidad (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas de despedida (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas infantiles (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas religiosos (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas tristes (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi padre (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi madre (Sugerido por 8 usuarios)
- Poemas para mi hijo (Sugerido por 9 usuarios)
- Poemas de San Valentín (Sugerido por 11 usuarios)


Agregar este poema a la siguiente categoria: