Poemas de Eduardo Lizalde

Listados a continuación


Amor
Aman los puercos. No puede haber más excelente prueba de que el amor no es cosa tan extraordinaria. ...

Bellísima
Y si uno de esos ángeles me estrechara de pronto sobre su corazón, yo sucumbiría ...

El perro
Éste es un perro. Una creiatura que se ignora. No sabe que pertenece a una clase -de cosa o bestia-, ignora que la palabra perro no lo designa ...

El tigre
Hay un tigre en la casa que desgarra por dentro al que lo mira. Y sólo tiene zarpas para el que lo espía, y sólo puede herir ...

Grande es el odio (2)
Grande es el odio (2)Y el miedo es una cosa grande como el odio. El miedo hace existir a la tarántula, la vuelve cosa digna de respeto, la embellece ...

Grande es el odio (I)
Grande es el odio (I)Grande y dorado, amigos, es el odio. Todo lo grande y lo dorado viene del odio. El tiempo es odio. Dicen que Dios se odiaba ...

La bella implora amor
Tengo que agradecerte, Señor -de tal manera todopoderoso, que has logrado construir el más horrendo de los mundos-, tengo que agradecerte ...

La mano en libertad
Escribir no es problema. Miren flotar la pluma por cualquier superficie. Pero escribir con ella -Montblanc, Parker o Pelikan-, sin mesa a mano, tinta ...

Lamentación por una perra (2)
Lamentación por una perra (2)La perra más inmunda es noble liro junto a ella. Se vendería por cinco tlacos a un caimán. ...

Lamentación por una perra (3)
Lamentación por una perra (3) Muerde la perra cuando estoy dormido; rasca, rompe, excava haciendo de su hocico una lanza, para destruirme. ...

Lamentación por una perra (4)
Lamentación por una perra (4)No se conforma con hincar los dientes en esta mano mansa que ha derramado mieles en su pelo. No le basta ser perra: ...

Lamentación por una perra (5)
Lamentación por una perra (5)¡Qué bajos cobres ha de haber tras esa aurífera corona! ¿Qué llagas verdes bajo ...

Lamentación por una perra (I. Monelle)
Lamentación por una perra (I. Monelle)También la pobre puta sueña. La más infame y sucia y rota y necia y torpe, hinchada, ...

Pobre Desdémona
¡Oh, si las flores duermen, que dulcísimo sueño! ...

Que tanto y tanto amor se pudra, oh dioses...
Que tanto y tanto amor se pudra, oh dioses; que se pierda tanto increíble amor. Que nada quede, amigos, de esos mares de amor, de estas verduras ...

Recuerdo que el amor era una blanda furia...
'Lo he leído, pienso, lo imagino; existió el amor en otro tiempo.' ...

Revolución, tiendo la mano
Revolución, tiendo la mano y a veces me la muerdes. Soy individualista, pero el mundo no es bello. Sólo el idiota, el loco y el canalla ...