Poemas de Margarita Carrera

Listados a continuación


Cabes en un rincón
Cabes en un rincón detrás de la puerta del olvido. Ahí te acurrucas una y otra vez cumpliendo tu destino. ...

Canto a la escoba
Me gusta la escoba en la soledad de mis manos en su silencioso barrer de muerte en su ocultarse -cual niña solitaria- tras la puerta dormida. ...

Como alguien desesperadamente solo
Como alguien desesperadamente solo sentado en el banco de una plaza. Como quien se ha detenido en su indivisible susto perseguido de ángeles ...

Desde mi pequeña vida
Desde mi pequeña vida te canto hermano y lloro tu sangre por las calles derramada y lloro tu cuerpo y tu andar perdido. Ahora estoy aquí ...

El niño
A pedazos van cayendo los terrones angustiados del tiempo. Afuera: el niño. El pantalón roto y el verdor pestilente. Pájaros ...

La roca viva
Gracias, Amor, por esta dulce herida y la blandura de mi sufrimiento. Por la risa y el gozo y el lamento, en tanta plenitud desconocida. Bendito ...

Madrugada
Has recorrido en madrugada insomne cada uno de tus infiernos. Callas. Vociferas y callas en tres tiempos que son uno en trinidad de absoluto ...

Me lancé a tu nombre de hombre
Me lancé a tu nombre de hombre a los cuatro puntos cardinales de tu sombra a tu imagen que golpea día a día la luz inconmensurable ...

Nueva York
La ciudad estaba allí monstruosa y gigante, desnuda en su piedra fría. Toqué con mis lirios su insondable aliento. Nada. ...

Salpra (1)
Salpra (1)Por hoy conviene perder la memoria entrar en el vasto campo de la nada lograr asir la palabra sin sentido. Conviene asimismo desnudarse ...

Salpra (IV)
Salpra (IV)Al acecho de los minutos cae tu pedazo de tiempo. Insomnio destierro obligado con discordias y lejanos fragores de iracundia. Las dudas desgranan ...

Te he buscado en la entraña de tu nombre
Te he buscado en la entraña de tu nombre Guatemala. He buscado tu génesis y tus dioses de maíz y de vegetales alientos. ...

Tu casa
Tu casa este papel que habitas con letras. Ahí tus huellas tus palabras tus silencios tu lívido aliento tus pausas de río ...